Escritura Egipcia M 62

 

   Los jeroglíficos fueron un sistema de escritura inventado y utilizado por los antiguos egipcios para comunicarse desde la época predinástica hasta el siglo IV. El sistema de escritura egipcio comprende tres tipos básicos: jeroglífica, hierática y demótica, esta última corresponde al periodo tardío de Egipto.Se caracteriza por el uso de signos, cuyo significado se conoce gracias al descifrado de los textos contenidos en la Piedra de Rosetta, que fue encontrada en 1799, en la que está grabado un decreto en tres tipos de escritura: jeroglífica, demótica y griega uncial. Conseguir descifrar este documento se lo debemos a los estudios realizados por Thomas Young y, fundamentalmente, a Jean-François Champollion quien logró descifrar el método de su lectura en 1822, 23 años después de ser descubierta la piedra.

Origen escritura egipcia 

Al principio, los signos fueron sólo dibujos de objetos, y su finalidad era referirse a esos objetos o expresar una idea fácilmente sugerida por su contemplación. Así, por ejemplo, el dibujo del disco solar podía significar el Sol, pero también la idea de día. Dos flechas con sus puntas opuestas podían sugerir la idea de guerra. Los egipcios se referían a este sistema de escritura como “escritura de las palabras divinas”, o “palabras divinas”. Es decir, para ellos su sistema de escritura no era una cosa común, sino algo asociado con cuestiones religiosas. Los egipcios creían que los jeroglíficos tenían el poder de dar vida a lo que describían o afirmaban. Una fórmula funeraria invocando los beneficios de un dios era suficiente, en sí misma, si estaba escrita en jeroglífico de asegurar la recepción de dichos beneficios siempre que el nombre del destinatario fuera mencionado. El nombre de la persona, inscrita en jeroglífico, personificaba la identidad de la misma. Si en la representación de una persona faltaba su nombre, también faltaba el medio de asegurar su existencia de ultratumba. La creencia en la eficacia mágica de las “divinas palabras” se advierte en los intentos que se hacían para limitar el poder de ciertos jeroglíficos, sobre todo los que describen humanos, pájaros y animales. Se suponía que tenían un considerable potencial dañino si estaban localizados en zonas mágicamente “sensibles”, como las paredes de una cámara funeraria o los lados de un sarcófago. El miedo era que pudieran asumir una vida hostil.

  

Escritura Jeroglífica

Se estima que la escritura jeroglífica se comenzó a utilizar hacia 3300 a. C., aproximadamente en la misma época en la que surgió la escritura cuneiforme en Mesopotamia. Fue empleada durante más de 3600 años, pues la última inscripción conocida se graba el día 24 de agosto de 394 y se encuentra en el templo de File. Desde la época del Imperio Antiguo los jeroglíficos egipcios fueron un sistema de escritura en el que se mezclaban ideogramas, signos consonánticos (simples, dobles, triples e incluso de cuatro o más consonantes) y determinantes (signos mudos que indicaban a qué familia conceptual pertenece una palabra). A partir de la dinastía XVIII, los escribas comenzaron a utilizar cierto número de signos consonánticos dobles silábicos para transcribir los nombres semíticos o de dicho origen, pero este tipo de escritura quedó exclusivamente restringida a tal ámbito. Los símbolos eran también figurativos: representaban algo tangible, a menudo fácil de reconocer, incluso para alguien que no conociese el significado del mismo. Y es que, para diseñar la escritura jeroglífica los egipcios se inspiraron en su entorno: objetos de la vida cotidiana, animales, plantas, partes del cuerpo, etc. Durante el Antiguo, Medio y Nuevo Imperio se calcula que existían alrededor de 700 símbolos jeroglíficos, mientras que en la época greco-latina, su número aumentó a más de 6.000.Los jeroglíficos se grababan en piedra y madera, o bien, en el caso de la escritura hierática y demótica, con cálamo y tinta sobre papiros, ostraca, o soportes menos perdurables.El uso de los jeroglíficos grabados se limitaba a los dominios en los que la estética el valor mágico de las palabras adquirían relevancia: fórmulas de ofrendas, frescos funerarios, textos religiosos, inscripciones oficiales.

 Orientación de la escritura

  Los jeroglíficos pueden leerse de izquierda a derecha o de derecha a izquierda. Además los textos pueden estar compuestos en líneas o en columnas, en cuyo caso la lectura es de arriba a abajo siempre. El sentido esta determinado por la orientación de los signos, que siempre miran hacia el inicio de la frase. Pero un texto puede estar escrito una vez de derecha a izquierda y otra de izquierda a derecha. El sistema tradicional era en columnas, aunque más tarde se evolucionó hacia la escritura en líneas. El texto es continuo, sin ningún tipo de signo de puntuación, ni espacios separadores entre palabras. Al ser un sistema pictórico, era lógico que se intentase homogeneizar lo más posible el texto, por lo que se dividía en cuadrados de manera que los signos queden ordenados de la manera más estética posible, y es el conjunto lo que le da sentido al texto y no la transliteración secuencial. Por ejemplo, la palabra “bello” se podría escribir como , pero nunca se verá escrito secuencialmente así: . El orden de los signos estaba también motivado por cuestiones religiosas y políticas: la frase “Amado por Horus, Toro Poderoso” normalmente se escribiría como “Horus Toro poderoso amado por”, la traducción secuencial de la palabra palacio es “rey casa de” y la de príncipe “rey hijo de”. Cuando se mezclaban dioses y reyes el tema se complicaba, pero por lo general se escribía antes el nombre del dios.

 Escritura Hierática

La escritura hierática permitía a los escribas del Antiguo Egipto escribir rápido, simplificando los jeroglíficos cuando lo hacían en papiros, y estaba íntimamente relacionada con la escritura jeroglífica. Fue durante amplios periodos la escritura utilizada en textos de la administración y religiosos.A diferencia de los jeroglíficos, el hierático siempre se escribía de derecha a izquierda. Hieráticos script (a diferencia de jeroglíficos cursiva) siempre lee de derecha a izquierda. Al principio se escribía en cualquier tanto en líneas como en columnas, pero a partir de la dinastía XII, concretamente desde el reinado del faraón Amenemhat III, la escritura horizontal se convirtió en el estándar. Esto puede haber sido tanto para evitar que la mano del escriba emborronase su propio trabajo, como para facilitar la consulta de un documento escrito en un rollo o para aumentar la velocidad de escritura.

 El hierático se caracteriza por su naturaleza cursiva y el uso de ligaduras de un número de caracteres. También utiliza una forma mucho más normalizada de la ortografía que los jeroglíficos; los textos escritos con estos últimos a menudo tienen que tomar en cuenta datos extra-textuales, tales como los fines decorativos o religiosos que no estaban presentes. Hay algunas características que son únicas del hierático que, a pesar de que los egiptólogos han buscado formas equivalentes de jeroglíficos para su trascripción.  Varios caracteres hieráticos temen adiciones diacríticas a fin de que signos similares pueden ser distinguidos fácilmente, e incluso signos especialmente complicados pueden ser escritos con un solo trazo El hierático está a menudo presente en dos formas diferentes durante el mismo periodo; una muy ligada, cursiva, utilizada para los documentos administrativos, y otra de tipo uncial usada para obras literarias, científicas y textos religiosos, que pueden ser, y a menudo lo son, muy diferentes entre sí. Las cartas, en particular, utilizan letra cursiva para las formas de escritura rápida, a menudo con un gran número de abreviaturas para frases formularias, algo similar a la taquigrafía.Una forma especial de letra cursiva es la conocida como “hierático anormal”, que se utilizaba en la zona tebana desde la segunda mitad de la dinastía XX hasta el comienzo de la XXVI.  Deriva de los documentos administrativos del Alto Egipto, y se utilizó principalmente para textos legales, arrendamientos de tierras, cartas y otros textos. Este tipo de escritura fue sustituido por el demótico, utilizado en el Bajo Egipto, durante la dinastía XVI, cuando se estableció como norma administrativa del Egipto unificado.

 

Escritura  Demótica

El término demótico se refiere tanto a la caligrafía que siguió al hierático en el Antiguo Egipto como a la última etapa del idioma egipcio, que se solía escribir con el alfabeto demótico.El demótico antiguo se concibió en el Bajo Egipto durante la última época de la dinastía XXV, figurando en las estelas del Serapeum de Saqqara. Está generalmente datado entre 650 y 400 a. C. mientras que la mayoría de los textos escritos en demótico antiguo se fechan en la dinastía XXVI y el periodo de dominación persa, la dinastía XXVII. Después de la reunificación de Egipto bajo Psamético I, el demótico substituyó al hierático en el Alto Egipto, particularmente durante el reinado de Amasis cuando se convirtió en la escritura oficial administrativa y legal. Durante este periodo, el demótico fue utilizado solamente en los textos administrativos, legales, y comerciales, mientras que el jeroglífico e hierático fueron reservados para textos ceremoniales El demótico medio (c. 400 a 30 a. C.) es la etapa de la escritura usada durante el período ptolemaico. A partir del cuarto siglo adC, la utilización del demótico crece, como se puede ver por el incremento del uso en textos literarios y religiosos. Hacia el final de tercer siglo adC, el Griego era ya más importante, pues era la lengua administrativa del país; Los contratos en demótico perdieron la mayor parte de su fuerza legal a menos que hubiera una anotación en griego colocada por las autoridades. Al principio de la época romana de Egipto, el demótico fue progresivamente menos utilizado en la vida pública. Hay, sin embargo, un número de textos literarios escritos en demótico tardío (de 30 a. C. a 452), especialmente en los siglos primero y segundo, aunque la cantidad de textos en demótico disminuyó rápidamente hacia el final del siglo segundo. Después el demótico solamente fue utilizado en algunos ostraca, anotaciones en textos griegos, etiquetas de momias, y pintadas. El último ejemplo de escritura demótica se fecha el día 11 de diciembre del año 452, y consiste en una pintada en los muros del templo del Isis, en File. La lengua demótica es una variedad de la lengua egipcia, la última cronológicamente, y comparte mucho con la lengua Copta posterior. En las fases anteriores del demótico, tal como los textos escritos en la antigua escritura demótica, representó probablemente el idioma hablado de la época. Pero, como fue utilizada cada vez más solamente con propósitos literarios y religiosos, la lengua escrita divergió cada vez más de la forma hablada, dando a los últimos textos demóticos un carácter artificial, similar al uso del egipcio medio clásico durante el período Ptolemaico.

la Piedrade Rosetta

La piedra de Rosetta contiene un texto en tres tipos de escritura y su gran importancia radica en haber sido la pieza clave para comenzar a descifrar los jeroglíficos de los antiguos egipcios,  puede ser considerada como una joya en la historia del lenguaje y la transcripción. Es una estela de granito negro, con una inscripción bilingüe (griego y egipcio) de un decreto del faraón Ptolomeo V, en tres formas de escritura: jeroglífica, demótica y griego uncial (con letras mayúsculas); contiene noventa y dos renglones, los catorce primeros escritos con signos jeroglíficos, los siguientes 32 en caracteres demóticos, y los últimos 54 en griego; tiene algo más de un metro de alto, 72 cm de ancho y 27 cm de grosor; pesa 756 kg. Fue descubierta el 15 de julio de 1799 por el capitán francés Pierre-François Bouchard en el pueblo egipcio del delta del Nilo denominado Rashid, llamado por los franceses Rosette, cuando las tropas capitaneadas por Napoleón Bonaparte se encontraban guerreando contra las de Gran Bretaña en las tierras de Egipto. La piedra iba a ser transportada a Francia por los miembros del Instituto de Egipto, pero los ejércitos ingleses, que habían desembarcado en la primavera de 1801, la confiscaron pese a las enardecidas protestas de Étienne Geoffroy Saint-Hilaire ante el general británico Hutchinson. La piedra de Rosetta se exhibe en el Museo Británico de Londres desde 1802. En el lado izquierdo lleva una inscripción con pintura blanca que dice «Captured in Egypt by the British Army in 1801» (‘Capturada en Egipto por el ejército británico en 1801’), y en el derecho otra inscripción, «Presented by King George III» (‘Presentada por el rey Jorge III’). Sólo una vez fue sacada la piedra del Museo Británico, en 1972, con ocasión del 150 aniversario del descifrado de los jeroglíficos, siendo expuesta en el Museo de Louvre por algunas semanas. Hay una reproducción de la piedra Rosetta en el Distrito de Figeac (Lot), la ciudad natal de Champollion, y es obra del artista Joseph Kossuth, mide 11 x 8.5 m, es de granito negro traído desde Zimbabwe, cuyos tres peldaños llevan inscritos los textos en jeroglífico, demótico y griego. La plaza lleva el nombre de Place des écritures (‘Plaza de las escrituras’). En el Museo Egipcio de El Cairo también se exhibe una copia. El texto escrito en griego antiguo comienza así: «El nuevo rey, habiendo recibido el reino de su padre…» Narra una sentencia de Ptolomeo V, describiendo varios impuestos que había revocado, ordenando además que la estela se erigiese y que el decreto fuese publicado en el lenguaje de los dioses (jeroglíficos) y en la escritura de la gente (demótica).Tradicionalmente se pensaba que el decreto escrito en la Piedra de Rosetta fue ideado en demótico por los sacerdotes de Menfis hacia el año 197 a. C. Pero los últimos estudios de expertos en demótico han comprobado que la inscripción original fue compuesta en griego y traducida posteriormente al demótico, aunque a veces poco fielmente

Texto:

Bajo el reinado del joven que recibió la soberanía de su padre, Señor de las Insignias reales, cubierto de gloria, el instaurador del orden en Egipcio, piadoso hacia los dioses, superior a sus enemigos, que ha restablecido la vida de los hombres, Señor de la Fiesta de los Treinta Años, igual a Hefaistos el Grande, un rey como el Sol, Gran rey sobre el Alto y el Bajo país, descendiente de los dioses Filopáteres, a quien Hefaistos ha dado aprobación, a quien el Sol le ha dado la victoria, la imagen viva de Zeus, hijo del Sol, Ptolomeo. viviendo por siempre, amado de Ptah.

En el año noveno, cuando Aetos, hijo de Aetos, era sacerdote de Alejandro y de los dioses Soteres, de los dioses Adelfas, y de los dioses Euergetes, y de los dioses Filopáteres, y del dios Epífanes Eucharistos, siendo Pyrrha, hija de Filinos, athlófora de Berenice Euergetes; siendo Aria, hija de Diógenes, canéfora de Arsínoe Filadelfo; siendo Irene, hija de Ptolomeo, sacerdotisa de Arsínoe Filopátor, en el (día) cuarto del mes Xandikos —o el 18 de Mekhir de los egipcios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: